martes, 1 de julio de 2008

Dead is not the end


Nick Cave & The Bad Seeds, Murder Ballads (1996)

En el noveno disco de la banda, Cave se pone en la piel de un trovador cantando canciones de crímenes de amor.
Baladas para la muerte, donde los personajes psicoticos y deformes se congregan en el bar de los Bad Seeds, para dar vida a las historias más retorcidas, donde el hilo conductor es el amor que cada uno destruye y asesina.

Un disco en el que las melodías se trasnformas en cuchillas que van cortando la piel, calando hondo hasta llegar a los huesos. No por nada este es uno de los discos favoritos de Tim Burton, personaje más que siniestro, con un costado romántico y melancólico que nos lleva a la mas tierna de las infancias.

Cave y sus soldados se retuercen sobre sus instrumentos, logrando así una desquiciada obra de arte dedicada al amor y sus baladas para la muerte.

No es novedad el affair de Cave con la muerte y sus sicarios. En más de una oportunidad pudimos verlo al borde de la locura, con intenciones de rociar al mundo de combustible y prenderlo fuego, solo para poder musicalizarlo.

Música para el apocalipsis, recomendado para instituciones mentales.
 




No hay comentarios: