jueves, 26 de febrero de 2009

1993 / 2009


Cuando uno cae en cuenta del tiempo puede descubrir varias cosas:

- Que ha pasado de manera inclemente (como generalmente sucede)
- Que pocas cosas han cambiado en el transcurso del mismo
- Que muchas cosas han sucedido en el transcurso del mismo
- Las cosas que se han ganado y perdido
- La gente que ha entrado y salido de tu vida.

Lo único certero del paso del tiempo es lo poco que sabemos en relación a lo que vendrá, a lo que nos depara el futuro. El destino, tal como el fuego, es completamente ingobernable, los movimiento y direcciones que toma no son planeados, son a pura voluntad.
Uno puede planificar millones de cosas, solo el destino sabe que tiene reservado a cada uno. 

Hay muchas cosas que llevan a la reflexión, pero nada tiene más tela para cortar que el comportamiento humano. Podemos teorizar, leer miles de autores que TRATAN, solo TRATAN de comprender algo tan complejo como el comportamiento de esta raza animal tan incivilizada, dos escalones mas arriba en la evolución... para nada nos garantiza la comprensión de las acciones, solo el tiempo nos dará rienda suficiente para llegar a conclusiones personales.

Hace unos años ví una película del director argentino Gaspar Noé, la controvercial Irreversible. En los textos del inicio, en medio de la adrenalina de ver ESA película, pasan una serie de textos relacionados con las acciones y el hombre. Una frase termina ese texto...

El tiempo lo revela todo. 

Todo esto tiene un punto, sean pacientes, ya llegaremos. 

Hace años que dejé la adolescencia para comenzar a transitar el camino hacia la adultez (supuesta). Son muchas las cosas que han cambiado, algunas han sido casuales, otras no tanto, otras fueron completamente inesperadas. Durante ese trayecto de incertidumbre siempre tuve claro lo que no quería ( mucho más adelante comencé a vislumbrar lo que quería). 

Solo sabía uno cosa que nunca iba a cambiar, mi aficción por la música.

Es por ello que uno compartió muchos momentos con gente similar, devorando y buscando nuevas cosas, evolucionando y planteándose desafíos musicales para llegar a un nuevo nivel. Pasaron años en los cuales aprendimos muchas cosas, conocimos y descubrimos universos nuevos completamente fascinantes.
La tiranía del tiempo se hizo sentir  y fuimos distanciandonos tanto física como intelectualmente. Comenzamos a tener nuevas inquietudes, dejamos de tener afinidad y lentamente dejamos morir esas relaciones.

Años más tarde tuve la suerte? de cruzarme con esas personas. Más allá de los cambios físicos lógicos, había cosas que me llamaron la atención, entre ellas es que habían dejado de escuchar música.

Todavía seguís con eso?

Si, por que debería cambiar? La música es en parte responsable de quien soy hoy. Es quien me ha dado un espíritu de búsqueda y cambio permanente, es quien ha sentado las bases de mi personalidad. 

Me resulta increíble ver ese cambio en particular. Me lleva a reflexionar sobre la autenticidad de las personas

Quien sos? Quien eras años atrás en donde la música era un bastión? O ahora en el que no te interesa en lo más mínimo?
Quizás sea estúpido de mi parte, pero vivo en paz con mi estupidez. La música es un condimento fundamental en la vida, sin ella la mesa no esta completa.

El tiempo lo revela todo.

Cuando comencé a sentirme el último de la especie (en mi entorno) una vez más el destino intervino y me cruzó con un querido amigo al cual no veía desde mediados de los 90´. En aquel entonces, nunca se nos hubiese cruzado por la cabeza tal bache de tiempo en nuestra relación, pero sucedió. No se por que pero me sorprendieron varias cosas, entre ellas que aún escuchaba música con la misma avidez que años atrás...

Al menos somos dos hoy Manda

Gracias


No hay comentarios: