martes, 3 de febrero de 2009

London can you wait?


The Clash - London Calling (1979)

El arte de tapa lo dice todo.

Un disparo en el momento exacto, llevando a la inmortalidad una de las imágenes más icónicas de la historia de rock de todos los tiempos.

Corría 1988 y me tope con el vinilo del tercer disco de The Clash en la casa de un amigo. Como nos sucedió a la mayoría de los que transitamos los treinta y tantos por estos días, nos topábamos con estos discos que pertenecían a hermanos mayores, primos y conocidos. Poco sabía yo de esta banda, la cual se separo en 1987 después de editar el ya clásico Combat Rock, disco que merece un capítulo aparte.

London Calling es el disco que define a The Clash como la gran banda que fue. Hijos de Gran Bretaña punk, primos de Sex Pistols, amigos de Ramones, se diferenciaban de los anteriores en su increíble fusión de influencias. Rock, punk, jazz, rockabilly, reggae, ska, ningún estilo musical escapó de la reinterpretación en manos de Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon y Topper Headon.

Desde fines de los 70´ redefinieron la canción como arma de protesta, empuñando sus instrumentos, encabezando manifestaciones, ellos eran quienes arrojaban bombas sonoras sobre una sociedad enferma de racismo y clases sociales quebradas.

La historia de The Clash esta plagada de excesos, de peleas internas y de exquisita música.

En un documental previo a la muerte de Joe Strummer, donde se intentaba poner luz sobre la oscuridad y hermetismo rondante a su separación, se hace alusión a las diferencias entre Strummer y Jones, responsables finales de la separación de la banda.

"Era imposible trabajar con Mick, nunca sabías si iba a llegar. Pero nunca deje de esperarlo... el talento merece ser esperado..."

No hay comentarios: